El Passo Honroso

pasohonroso
Fecha
Del 6 de septiembre al 13 de octubre de 2013

Lugar
C.C. Arturo Soria Plaza
Calle Arturo Soria, 126
Madrid

Horario
Lun-Dom 10h-21h

Número de clicks
Más de 1.000

Dimensiones
32 m2

 

Con el nombre de Paso Honroso se conoce en la historia la gesta protagonizada en el siglo XV por el caballero don Suero de Quiñones. Era el dicho don Suero, señor de Villanueva de Jamuz y había nacido en León allá por 1409, hijo del Merino Mayor de Asturias, don Diego Fernández de Quiñones, y de su esposa doña María Álvarez de Toledo.

La literatura creará personajes como Tirant lo Blanch, Ivanhoe, etc. Pero nuestro protagonista es real, existió (como tantas veces, la historia es mejor que la ficción). Don Suero cobró fama merced a una hazaña propia de los libros de caballerías, que consistió en colocarse en el puente que cruza sobre el río Órbigo -en la población de Hospital de Órbigo -y retar a todo caballero que pretendiese pasar por dicho puente. Este lugar estaba y está situado en la ruta leonesa del Camino de Santiago.

Corría el año 1434 y a la sazón era Año Jacobeo. Don Suero pidió y obtuvo permiso del rey Don Juan II para realizar este particular desafío. Los términos fueron los siguientes: la justa o torneo debería durar un mes, al cabo de la cual se deberían haber roto la cantidad de trescientas lanzas, a razón de tres por caballero. Como mantenedores, junto a don Suero formaron sus más íntimos: Lope de Estúñiga, Diego de Bazán, Pedro de Nava, Suero Gómez, Sancho de Rabanal, López de Aller, Diego de Benavides, Pedro de Ríos y Gómez de Villacorta. Aquellos que se negaran a aceptar el reto dejarían allí un guante en señal de cobardía y deberían cruzar el río vadeándolo. Además, don Suero llevaría una argolla colgada del cuello los jueves como prueba de amor a su dama Doña Leonor de Tovar (hija del Señor de Cevico de la Torre, que luego sería su esposa). El llamado Paso Honroso dio comienzo el 10 de julio y concluyó el 9 de agosto, día en que resultó herido don Suero. Tan sólo se suspendieron las justas el día 25, por ser la festividad de Santiago Apóstol, y durante todo el tiempo que duró sólo se computó una muerte, la del catalán don Asbert de Claramunt, que recibió un lanzazo en el ojo. Terminado el Paso Honroso, los mantenedores se dirigieron en peregrinación a Santiago. Allí depositaría don Suero la argolla y una cinta azul en la que se podía leer: “Si no os place corresponderme, en verdad que no hay dicha para mí”, en alusión a su amor por doña Leonor.

Tuvo tanta relevancia el hecho, que hasta don Quijote se refiere a él de la siguiente manera: “[…] digan que fueron burlas las Justas de Suero Quiñones del Passo, las empresas de Luis de Faces contra don Gonzalo de Guzmán, caballero castellano, con otras muchas hazañas hechas por caballeros cristianos, tan auténticas y verdaderas, que torno a decir que el que las negase carecería de toda razón y buen discurso”. Conocido como El Passo Honroso, fue narrado y cantado por muchos poetas de la época. El notario real Pero Rodríguez de Lena dejó por escrito una crónica del suceso.

Don Suero se encontró con la muerte a la edad de 47 años, el 11 de julio de 1456 en Barcial de la Loma, asesinado a manos de los peones de Gutierre de Quijada, con quién mantenía diferencias.

 

 

Créditos y agradecimientos

Dirección
Félix

Realización
Félix, Conde de Rosacapilla, Cabezatablón, Diablovulcan y Martinius

Material
BORMR, Cabezatablón, Carlos, Conde de Rosacapilla, Félix, Gaspodfreud y Martinius

Colaboradores
CRL Villaverde, Evarana, Raquel y Twintuning

Espacio
C.C. Arturo Soria Plaza

Patrocinadores
Toy Market (Mercado del Juguete de Madrid) y C.C. Arturo Soria Plaza