Cité du roi

citeduroi

Fecha
Desde el 16 de marzo de 2013

Lugar
Centro de ocio Dune Experience
Calle Edgar Neville, 2
Pozuelo de Alarcón (Madrid)

Horario
Lun-Dom 10h-22h

Número de clicks
Más de 1000

Dimensiones
48 m2

 

Hacía mucho, mucho tiempo, que aquella pequeña aldea -nacida a la vera de una abadía benedictina para dar cobijo a sus sirvientes y trabajadores- había dejado de serlo gracias al generoso fuero otorgado por el Rey. Aquellas cuatro casas se habían multiplicado, creciendo en población y riqueza. La causa, como en otras muchas ocasiones, había sido el azar. Todo se debía a un hecho fortuito que había cambiado el curso de su historia.

Hubo una vez una guerra. Una de esas en las que varios señores feudales se disputan un territorio. Y en esa guerra había un rey, que derrotado y perseguido, acabó refugiándose en aquellas cuatro casas a la vera de una abadía. Las gentes del lugar lo atendieron y le asistieron con cuanto pudieron y no dudaron en empuñar sus hoces, azadas, bieldas, palos y demás enseres labriegos para defenderlo. Como aquel rincón perdido ni siquiera tenía un nombre, el Rey, agradecido, les dio uno: ‘Aldea del Rey’, y les otorgó el fuero viejo.

Las cercanas montañas y los bosques de alrededor proveían a la población de carbón vegetal, cantera de piedra y abundante caza, que bajo sabia y recta administración, aún siguen dando estos rendimientos en la actualidad.

De los manantiales de la montaña nace un lago, conocido por lago del Burgo, apto para la pesca y cuyo desagüe da lugar a un río que mueve las piedras de los molinos situados en su ribera. Este río recibe el nombre de Pommes. En la Vega Baja, el Pommes riega muchas huertas que dan excelentes frutos y los árboles que lo jalonan suministran madera para construir viviendas y leña para calentarlas. Tanto ha crecido la ciudad en los últimos años, que los regidores y ediles temen que se agoten pronto estos recursos.

Las tierras de labor son fértiles y sus cereales apreciados por su abundancia y calidad. Sin embargo, no es buena tierra para el cultivo de la vid, lo que los lugareños han solventado desde antiguo produciendo hidromiel y una excelente cerveza muy afamada en toda la comarca, que justifica la existencia de varias tabernas y nutre a sus muchos parroquianos

El privilegio de celebrar importantes ferias de ganado y mercados periódicos ha hecho crecer el comercio y la artesanía de forma constante, y eso ha llevado al afloramiento de la riqueza, amén de traer consigo un continuo tránsito de mercaderes y recuas cargadas de todo tipo de artículos. El intercambio comercial se ha visto favorecido por la situación geográfica, ya que se trata de un cruce de caminos que comunica las regiones del interior con la costa.

Con el paso del tiempo no tardó en surgir en la villa una calle netamente comercial, en la que conviven diversos tipos de comercios y mercaderías. Desde las más sencillas para el abasto de la población, hasta refinadas tiendas de artículos exquisitamente elaborados por hábiles artesanos.

Todo esto ha hecho crecer la aldea hasta convertirla en una villa importante, permitiendo finalmente a su pujante burguesía lograr el ansiado título de ciudad con sus privilegios anejos. Su nombre ha ido actualizándose con estos cambios. Aldea del Rey sería luego conocida por Villa del Rey; y, actualmente por ‘Cité du Roi’ (Ciudad del Rey). Existen, en Cité du Roi, posada y hasta casa de comidas, adelantos que son la admiración de propios y extraños.

Destacan a la cabeza de la aristocracia local el Comte de Rosechapelle y el Baron des Cheveux Longs, así como un nutrido grupo de hijosdalgos, infanzones y caballeros que dan lustre y brillo a la localidad con sus apellidos y sus maneras.

Las necesidades mercantiles de la ciudad han dado lugar a la creación de un banco, cuyo propietario es el más “ricohombre” de la burguesía local: Monsieur David de Rioja. Su fortuna tiene origen en la feria de ganado local de la que es juez y parte, pues además de organizarla anualmente, participa en la compra-venta y es reconocido como un reputado tratante y un afamado negociador.

En lo religioso, el poblado también ha crecido y ya casi nadie recuerda aquella antigua ermita que había dado lugar a una iglesia que pronto se convirtió en parroquia y más tarde en colegiata.

Junto a la riqueza material de la población y su aumento de tamaño, había crecido en igual medida su importancia política. De la mano de los privilegios del título de ciudad, había llegado su conversión en sede episcopal. En la actualidad cuenta con varias iglesias y monasterios de las órdenes mendicantes de Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís.

El recién consagrado prelado -Monseigneur Françoise Chasseur Château- ha dispuesto, merced a las cuantiosas rentas eclesiásticas generadas, transformar la anterior iglesia en una amplia y vistosa catedral al gusto y estilo actual que es en el que se construyen hoy todas las iglesias del reino. Para dar comienzo a las obras han venido expertos artesanos de muy distintos lugares, unos especializados en vidrieras, otros muy diestros en el arte de tallar la piedra, maestros canteros y alarifes de gran pericia. Todos en la ciudad están volcados en las obras de este edificio tan emblemático e importante, porque no debemos olvidar que allí se guardan las preciadas reliquias de Santa Burgundófora, abadesa.

Destacan entre tan afamados artesanos el llamado don Fernand Graisse; don Xavier de Sanchinarro, u otro cuyo nombre se desconoce, pero al que todos llaman Palomares. Hay también un destacado maestro en forja al que dicen Vulcano por ser del mismo oficio que aquella deidad clásica, un gigante de fuerza hercúlea al que llaman Antoine de Montán… Y seguro que dejamos a muchos atrás pero es que nombrarlos a todos sería imposible y necesariamente nos olvidaríamos alguno.

Ahora, el siguiente reto es la conversión de la escuela episcopal en una universidad que aportará a la población ciencia y cultura, amén de alumnos venidos desde lugares muy lejanos para cursar allí sus estudios, demandando, de paso, servicios de todo tipo. Pretenden, además, contar con la fundación de algunos colegios mayores y menores para albergar a los alumnos y especializarse en las distintas disciplinas y estudios. Pero esto, de momento, no es más que un proyecto.

Aunque Cité du Roi es mucho más grande, aquí se pueden ver tres de sus barrios: el Barrio Alto, el de la Plaza y el Bahondillo o Barrio Bajo.

-El Barrio Alto reúne a los artesanos y comerciantes y su centro neurálgico es el templo de San José “Niño”, así llamado por el niño Jesús que el santo titular tiene en sus brazos. Este barrio está situado a continuación de la puerta principal llamada Porte Royale.

-La Plaza es el barrio que como su propio nombre indica crece alrededor de su centro neurálgico, la Plaza Mayor, en la que se encuentra el Ayuntamiento o Cabildo, la Catedral de Santa María de Pozuelo (que recuerda la imagen de la Virgen –patrona de la Cité- que se encontró en un pozo de manera casual por unos niños) y el edificio de los escribanos (oficinas administrativas, notarios, procuradores, abogados y otras gentes de “toga y tinta”).

-El Bahondillo se llama así porque se sitúa en la parte más baja del trazado urbano. Ahí está el convento de San Francisco y Santa Clara, que acoge en sus alrededores la morada de las clases populares y los menesterosos. Este barrio se extiende hasta la muralla y se comunica con las huertas y campos de labranza por la Puerta de Goliat.

Confiamos en que les guste la visita a Cité du Roi, que observen con detalle cada rincón; y que, de perderse algo… sea usted entre sus calles, pues sin duda disfrutará de la experiencia. Esperando que haya sido de su agrado el recorrido y la explicación, se despide encantado este humilde cronista oficial que es Jean Antoine d’Écarté.

 

 

Créditos y agradecimientos

Dirección
Félix y Goliat

Realización
Félix, Goliat, Cabezatablón, Cemarcor, Cosmicbaby, Conde de Rosacapilla, Diablovulcan, Fernugor, Javixoxo, Pallapa, Palomares y Playdalai

Material
Cabezatablón, Carlos, Conde de Rosacapilla, Cemarcor, Cosmicbaby, Diablovulcan, Félix, Fernugor, Palomares, Goliat, Javixoco, Marder y Steiner

Colaboradores
Steiner y Twintuning

Espacio
C.O. Dune Experience

Patrocinadores
Toy Market (Mercado del Juguete de Madrid) y C.O. Dune Experience